FANDOM


Una ecociudad (ecópolis) es una ciudad que es diseñada siguiendo los principios ecológicos, y que replantea una planificación y utilización de los espacios urbanos en forma ecológicamente consciente. Los ambientalistas, así como la población en general, consideran que la vida en las ciudades es polutiva y destructiva para el medio ambiente, ya que propicia la acumulación de basura y condiciones insalubres.

Ejemplo de una ecociudad

Objetivos  Generales Editar

Los principales objetivos de sostenibilidad en el contexto del desarrollo urbano son los siguientes:

§  Minimizar el uso de suelo, energía y materiales.

§  Minimizar el impacto en el entorno natural.

Conviene indicar que minimizar algo en este contexto no significa reducirlo a cero (por ejemplo, el consumo de energía o los costes), sino alcanzar un mínimo óptimo que guarde un equilibrio con el resto de los objetivos. El mismo principio puede aplicarse a la maximización. Se han utilizado los términos minimizar y maximizar en lugar de optimizar con el fin de proporcionar información sobre el sentido del objetivo.

Estos objetivos están de acuerdo con aquellos establecidos por la Unión Europea para el desarrollo de ciudades sostenibles y para la mejora del medio ambiente urbano, específicamente concebidos para apoyar un sistema urbano policéntrico y equilibrado y para promover modelos de urbanización eficientes en cuanto al consumo de recursos, reduciendo al mínimo el consumo de suelo y los procesos de dispersión urbana (Comisión de las Comunidades Europeas, 1998).

Técnicas aplicables al cultivo urbano Editar

Entre los métodos ecológicos que propician el autoconsumo, se encuentra: 

Hidroponía Editar

Hidroponía Urbana

La hidroponía o agricultura hidropónica es un método utilizado para cultivar plantas usando soluciones minerales en vez de suelo agrícola. Las raíces reciben una solución nutritiva equilibrada disuelta en agua con todos los elementos químicos esenciales para el desarrollo de la planta. Y pueden crecer en una solución mineral únicamente o bien en un medio inerte como arena lavada, grava o perlita, entre muchas otras.

Organoponia Editar

Reutilización de materiales para la siembra de hortalizas

La organoponía es un método que consiste en colocar sustratos sólidos que cubran los requerimientos nutricionales necesarios para el desarrollo de las plantas. Además esta técnica de agricultura urbana reutiliza materiales de desechos orgánicos e inorgánicos (hojarasca, llantas, cubetas, desechos de alimentos, orina) para el cultivo de los alimentos. Con este método se pueden cultivar diferentes rubros hortícolas, plantas medicinales y algunas especies frutícolas, así como también plantas ornamentales; también se cosecha suelo fértil que se forma gracias a la descomposición eventual del sustrato de hojarasca.

Beneficios de la planificación de ecociudades Editar

El desarrollo de una ecociudad es un proceso complejo que implica múltiples actores: políticos y técnicos (de niveles administrativos locales, regionales y nacionales), organizaciones comunitarias y otras entidades con diverso grado de relación con la comunidad (organizaciones no gubernamentales, empresas, por ejemplo), expertos en planificación (por ejemplo, arquitectos, urbanistas) y los ciudadanos o residentes (las personas que viven en zonas aledañas o los futuros habitantes de la ecociudad en proyecto).

En el análisis final, todos los actores implicados —individuos, grupos e instituciones— pueden verse beneficiados, con mejoras que van desde la conveniencia personal hasta la sostenibilidad global. Pero para hacer realidad dichos beneficios han de superarse una serie de desafíos relacionados con la complejidad y la dimensión total de la ecociudad planteada, así como la tendencia a perpetuarse del estado actual de las cosas, incluso siendo bien conocidos sus problemas. Para hacer realidad una ecociudad resulta por ello necesario convencer a los actores implicados de los beneficios esperados y reforzar los factores de éxito para poder superar los obstáculos.

Plano de una ecociudad

Beneficios Editar

Los actores que obtienen beneficios de una ecociudad se pueden agrupar en cuatro categorías: el sector público (los municipios y la sociedad en su conjunto), las empresas privadas (incluidos los propios urbanistas) y los residentes (como particulares), además del entorno (natural), como la contraparte no humana más importante.

Muchos de los beneficios de una ecociudad pueden separarse en dos categorías bastante diferentes: calidad ambiental y costes. La mayoría de los beneficios relacionados con la calidad ambiental pueden disfrutarse inmediatamente después de la finalización de las obras de construcción, mientras que los plazos para hacer patentes los beneficios relativos a costes y financiación varían: los ahorros en inversiones de infraestructuras son más inmediatos, mientras que los ahorros derivados de los menores costes de mantenimiento sólo se hacen patentes a medio o largo plazo, y aquellos otros relativos a los eventuales procesos de desmantelamiento o demolición sólo se producen a largo plazo.

En general, las ecociudades también son menos costosas a la hora de compensar los impactos negativos en la salud humana y en el medio ambiente gracias a las medidas de protección y precaución incorporadas en el propio proceso de planificación.